La toma de muestras en depuradoras de menos de 1.000 habitantes

¿Cómo se realiza la toma de muestras en depuradoras de menos de 1.000 habitantes?

La correcta toma de muestras es una operación determinante, tanto para caracterizar las aguas residuales a tratar, como para identificar e inspeccionar fuentes potenciales de contaminación, así como para controlar la calidad de un efluente (aguas depuradas). Teniendo en cuenta que, en un laboratorio homologado, se siguen unos protocolos de ensayo normalizados, los resultados obtenidos de los análisis son fiables. Es por ello, que se debe ser muy cuidadoso en la toma de muestras ya que unas muestras mal tomadas, pueden llegar a invalidar los resultados obtenidos en el análisis.

Puntos básicos para realizar una adecuada extracción de muestras:

Cuándo

El carácter heterogéneo de los vertidos, tanto en su composición como en su caudal a lo largo del tiempo, hace difícil decidir cuándo se realiza el muestreo. En el caso que se requiera caracterizar las aguas a tratar, se deberá tener una especial atención y considerar el tipo de instalación y las fluctuaciones de caudal y de carga contaminante. Por ejemplo, en el caso de los campings una recomendación sería realizar ésta operación en periodos de máxima ocupación (verano).

Se recomienda tomar muestras separadas en el tiempo, cuando se observe la presencia de elementos o concentraciones no habituales.

Si se desea conocer la calidad media de un vertido, se deberán recoger muestras durante un periodo no superior a las 24 h. En muchas ocasiones interesa conocer la variación de las características de la contaminación a lo largo del día y especificar las puntas, así como la contaminación diurna y nocturna.

Dónde

Es importante seleccionar un punto para la toma, que deberá caracterizarse por proporcionar una buena mezcla de las materias que se quieren tomar, sin que esté influenciada por sedimentos anteriores.

La arqueta, o el punto, dónde se realice el muestreo deberá disponer de una diferencia de cota entre la entrada y la salida para que se disponga de espacio suficiente para poner un recipiente por debajo de la entrada de aguas de ésta.

Cómo

En el caso de muestreo del efluente, es importante que al tomar la muestra solo se recojan las aguas que estén saliendo de la depuradora, aguas circulantes, evitando recoger las aguas estancadas en la arqueta de toma de muestras, ni arrastrar sólidos depositados en las paredes de ésta.

No se recomienda alterar el caudal natural de la depuradora evitando sobretodo de abrir grifos expresamente, para no aumentar el caudal ni arrastrar sólidos que a lo largo del tiempo se han depositando en las paredes de las tuberías (fruto del paso del agua).

Las muestras se deben tomar en botellas de boca ancha perfectamente limpias y aclaradas varias veces con la misma agua a analizar. Seguidamente se deberán tapar rápidamente.

Se rotularán con tinta indeleble o etiqueta indicando: número de muestra, nombre de la muestra (indicando el lugar del muestreo), fecha y hora, nombre del operario que ha efectuado la toma, observaciones de campo, temperatura del agua y método de toma.

Tipo de muestras

  • Muestra puntual: muestra tomada en un punto y en un tiempo determinado.
  • Muestras compuestas: combinación de muestras puntuales tomadas en el mismo sitio durante diferentes tiempos. El volumen de cada una de las muestras simples debería ser, si es posible, proporcional al caudal de la descarga en el momento de su toma.
  • Muestreo automático: Es equivalente a una serie de muestras tomadas en momentos preseleccionados o a un caudal predefinido o en base a intervalos de flujo.

El análisis de las aguas residuales

Para la caracterización de las aguas residuales asimilables a domésticas se pueden analizar varios parámetros entre los que destacamos los indicados en la siguiente tabla.

Cuadro de análisis de las aguas residuales

Por lo general, se necesitaran en torno a 1-2 l de muestra y se almacenarán en botellas de plástico (PE) o de vidrio, para compuestos orgánico volátiles.

La muestra debe conservarse y transportarse en una nevera próxima a los 4ºC.

Un buen muestreo y el análisis de las aguas son fundamentales para la determinación de la composición de las aguas. Este punto, junto con el control in situ del oxígeno y pH, la prueba de V30, la observación del aspecto de las aguas, así como el control de los equipos de depuración es fundamental para la valoración del funcionamiento del tratamiento y detectar deficiencias y oportunidades de mejora (como el ahorro de energía).

Normas de consulta: UNE-EN ISO 5667-1:2007; UNE-EN ISO 5667-3:2013; UNE-EN ISO 5667-14:2013

Fuente:Aqua España

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.